https://www.fapjunk.com https://pornohit.net london escort london escorts buy instagram followers buy tiktok followers
No menu items!

La alianza que no te sorprendería: Corea del Norte acude al ‘rescate’ de Rusia

Comparte esto:

Estados Unidos apunta que Corea del Norte estaría ayudando militarmente a las fuerzas rusas en su invasión a Ucrania después del lanzamiento de misiles de Pionyang

Rusia podría tener otro aliado en su invasión a Ucrania. Primero fueron los drones kamikaze iraníes sobrevolando Kiev y ahora Estados Unidos apunta que Corea del Norte habría enviado armamento a Rusia de manera encubierta. La supuesta entrada de Pionyang en la guerra sería a través de una «cantidad significativa» de proyectiles para que el Kremlin pueda continuar con su ofensiva. El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, afirmó que los envíos no se realizarían a través de la frontera en común entre Rusia y Corea del Norte, sino por países de Oriente Medio y el Norte de África. Pionyang no se ha pronunciado sobre estas afirmaciones, aunque sostuvo en septiembre que no había suministrado armas o municiones a Rusia y que no tenía planeado hacerlo.

La Casa Blanca subrayó que Ucrania seguirá teniendo la capacidad de defenderse a pesar de esta presunta alianza. «No creemos que esto vaya a cambiar el curso de la guerra», dijo. «Esta es una señal no solo de que Corea del Norte está dispuesta a seguir reforzando el apoyo a Rusia, sino también de los artículos, la escasez y las necesidades de defensa de Rusia», añadió.

Sin embargo, de confirmarse la alianza militar, supondría un nuevo capítulo de las relaciones entre Pionyang y Washington. «Corea del Norte siempre ha apoyado la posición de Rusia en la guerra y es probable que Pionyang espere un cierto quid pro quo de Rusia en asuntos importantes. Puede pensar que Rusia estaría obligada a evitar que se aprueben más sanciones importantes de la ONU en respuesta a las pruebas de misiles de Corea del Norte o a posibles pruebas nucleares futuras», explica Sarah Vogler, analista experta en Corea del Norte e investigadora del Centro de Análisis Navales (CNA), organización especializada en investigación y análisis militares, a El Confidencial.

Por otro lado, Vogler apunta a que Pionyang puede estar esperando una ayuda económica por las ayudas militares. «Es probable que estos salvavidas económicos sean muy importantes para Kim, ya que hay indicios de que Corea del Norte está lista para continuar probando al menos la tecnología de misiles, que es muy costosa, y la economía de Corea del Norte ha seguido bajo presión, particularmente desde 2020«, afirma.

Para Rusia, por otro lado, la cooperación militar con Pionyang puede darle ventajas en el frente. «Corea del Norte tiene vastas reservas de municiones y una enorme industria armamentística. Muchas de sus armas se basan en los estándares soviéticos, por lo que las municiones de Pionyang podrían ser compatibles con las armas rusas», afirma Artyom Lukon, experto en relaciones ruso-coreanas del Foreign Policy Research Institute, en un artículo de East Asia Forum.

«Mientras Rusia se encuentra en una lucha existencial con Occidente por Ucrania, la importancia de la Corea del Norte ha aumentado como uno de los pocos países dispuestos a asociarse con el Kremlin para contrarrestar a Estados Unidos«, añadió. Al respecto también se pronunció Michael Kofman, director del Programa de Estudios de Rusia en el CNA, en un artículo de CNN. «Podría ser un desarrollo significativo porque uno de los desafíos para Rusia ha sido sostener el fuego de artillería», apuntó.

Pionyang ha apoyado a Moscú desde que empezó la invasión. En primer lugar, votó en contra de la resolución de la Asamblea General de la ONU que exigía la retirada de las tropas rusas de Ucrania. Además, ha reconocido los referéndums ilegales en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, así como la anexión de estos territorios a Rusia. Corea del Norte argumenta que una «abrumadora» mayoría de los votantes aprueba esta medida.

Los rumores de una cooperación militar rondan desde hace meses en la cabeza de los analistas y se apuntó a un envío de 10.000 soldados a Ucrania. El Ministerio de Exteriores de Rusia lo rechazó y por el momento no hay indicios de que la suposición se convierta en realidad. «Es poco probable que Corea del Norte envíe a sus soldados. Aparte del riesgo de incurrir en un gran número de bajas, existen desafíos de interoperabilidad con las fuerzas rusas debido a la barrera del idioma y la ausencia de entrenamiento conjunto», sostiene Artyom Lukon.

Corea del Norte: la eterna amenaza para Occidente

La alianza militar es otra señal de alarma para Occidente después de los lanzamientos de misiles en Japón y en las aguas de Corea del Sur por parte de Pionyang. El Gobierno surcoreano denominó el lanzamiento como una «invasión territorial» y esta ha sido la primera vez desde la división de la península, en 1945, que las armas de Corea del Norte caen tan cerca de Corea del Sur.

Los lanzamientos norcoreanos serían una respuesta a las maniobras que Seúl y Washington tienen previsto realizar hasta el viernes para disuadir las ambiciones nucleares de Corea del Norte. Los gobiernos anunciaron que extenderían su duración después de los misiles lanzados por Pionyang en los últimos días.

Después de estas nuevas maniobras, el régimen de Kim Jong-un ha vuelto a ser el motivo de preocupación por sus últimas maniobras y esa puede ser precisamente la imagen que quiere proyectar. «Quiere demostrar que tiene una capacidad creíble en lo que respecta a los mísiles balísticos intercontinentales», apunta Sarah Vogler, la experta de la organización CNA. Antes de los últimos acontecimientos, continúa, Corea del Norte no había llevado a cabo una prueba con misiles desde 2017, y ni estas fueron suficientes para demostrar el potencial del país. «Sin la capacidad de misiles balísticos intercontinentales, la disuasión nuclear de Corea del Norte sigue siendo ‘incompleta«, en referencia a la amenaza que Corea del Norte quiere proyectar hacia países como Estados Unidos.

Por otro lado, Vogler apunta a una hipótesis un poco más especulativa. «Corea del Norte puede estar intentando sentar las bases para un regreso a la diplomacia«, sostiene. Si Pionyang demuestra que tiene esas capacidades, puede ser más difícil para Estados Unidos mantener su posición estratégica. El nombramiento de Choe Son Hui como ministra de Relaciones Exteriores en junio de 2022 sería una primera señal de ese posible cambio de postura y el posible inicio de conversaciones entre Pionyang y Washington. «Choe tiene una larga historia de compromiso con los Estados Unidos, es cercana a Kim y parece tener su confianza. Sería alguien a quien Kim podría designar con confianza para este puesto», resume la analista.

En su esfuerzo por mantenerse como una amenaza nuclear para Occidente, Kim Jong-un apuesta por la estrategia del miedo y, si puede hacerlo sin invertir muchos recursos, mejor. «Corea del Norte ha tenido un par de años difíciles, los efectos duales de la pandemia del covid y el costo duradero de las sanciones han apretado fuertemente la economía de Corea del Norte. Las cosas pueden estar mejorando si China y Rusia aflojan algunas de las restricciones, pero es probable que el levantamiento de las sanciones siga siendo un objetivo para Kim«, sostiene Sarah Vogler. «Es probable que Kim esté calculando que la situación internacional actual (la guerra entre Rusia y Ucrania y la brecha cada vez mayor de China con los Estados Unidos) le puede dar cierta flexibilidad para probar, avanzar en la disuasión nuclear y no tener que pagar costos excesivos», concluye.

Enviar armamento… ¿a través de terceros países?

Irán ha negado en todo momento que haya proporcionado drones a Rusia y Corea del Norte sigue el mismo camino. A pesar de que en el primer caso las evidencias apuntan a que Teherán ha empezado a formar parte activa en la guerra de Ucrania, en el caso norcoreano quedan muchas incógnitas por resolver. En primer lugar, la teoría de que el armamento sería enviado a través de países de Oriente Medio y África del Norte. En el portal de análisis sobre política, economía y temas militares identificado como Moon of Alabama, los miembros de la comunidad opinaron que, además de que no hay evidencias reales sobre esta alianza, es muy poco probable que los dos países hayan utilizado a terceros para apoyar a las fuerzas rusas. «Rusia y Corea del Norte tienen una frontera común. La munición de artillería es pesada y se necesita mucha. Por eso es preferible transportarlo a granel, por barco o por ferrocarril», apuntan.

En esta ruta, que estuvo cerrada durante meses por el covid, pero que ya fue reabierta, Estados Unidos no tiene medios para saber qué productos hay en los vagones y contenedores que cruzan esa frontera.»¿Por qué Corea del Norte o Rusia pondrían en peligro las entregas entre ellos al transferirlos a través de un tercero lejos de sus áreas de influencia y operación? No lo harán«, pronostica el portal.

Puede que Rusia no esté comprando armamento y munición a Corea del Norte. Pero podría hacerlo.»Pionyang, en constante preparación para la guerra durante décadas, ha acumulado gran cantidad de municiones que se están volviendo viejas y deberían ser reemplazadas por nuevas. Vender las cosas viejas a bajo precio sería un movimiento racional», concluye el análisis de Moon of Alabama.

Fuente: El Confidelcial.

Comparte esto:

Estados Unidos apunta que Corea del Norte estaría ayudando militarmente a las fuerzas rusas en su invasión a Ucrania después del lanzamiento de misiles de Pionyang

Rusia podría tener otro aliado en su invasión a Ucrania. Primero fueron los drones kamikaze iraníes sobrevolando Kiev y ahora Estados Unidos apunta que Corea del Norte habría enviado armamento a Rusia de manera encubierta. La supuesta entrada de Pionyang en la guerra sería a través de una «cantidad significativa» de proyectiles para que el Kremlin pueda continuar con su ofensiva. El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, afirmó que los envíos no se realizarían a través de la frontera en común entre Rusia y Corea del Norte, sino por países de Oriente Medio y el Norte de África. Pionyang no se ha pronunciado sobre estas afirmaciones, aunque sostuvo en septiembre que no había suministrado armas o municiones a Rusia y que no tenía planeado hacerlo.

La Casa Blanca subrayó que Ucrania seguirá teniendo la capacidad de defenderse a pesar de esta presunta alianza. «No creemos que esto vaya a cambiar el curso de la guerra», dijo. «Esta es una señal no solo de que Corea del Norte está dispuesta a seguir reforzando el apoyo a Rusia, sino también de los artículos, la escasez y las necesidades de defensa de Rusia», añadió.

Sin embargo, de confirmarse la alianza militar, supondría un nuevo capítulo de las relaciones entre Pionyang y Washington. «Corea del Norte siempre ha apoyado la posición de Rusia en la guerra y es probable que Pionyang espere un cierto quid pro quo de Rusia en asuntos importantes. Puede pensar que Rusia estaría obligada a evitar que se aprueben más sanciones importantes de la ONU en respuesta a las pruebas de misiles de Corea del Norte o a posibles pruebas nucleares futuras», explica Sarah Vogler, analista experta en Corea del Norte e investigadora del Centro de Análisis Navales (CNA), organización especializada en investigación y análisis militares, a El Confidencial.

Por otro lado, Vogler apunta a que Pionyang puede estar esperando una ayuda económica por las ayudas militares. «Es probable que estos salvavidas económicos sean muy importantes para Kim, ya que hay indicios de que Corea del Norte está lista para continuar probando al menos la tecnología de misiles, que es muy costosa, y la economía de Corea del Norte ha seguido bajo presión, particularmente desde 2020«, afirma.

Para Rusia, por otro lado, la cooperación militar con Pionyang puede darle ventajas en el frente. «Corea del Norte tiene vastas reservas de municiones y una enorme industria armamentística. Muchas de sus armas se basan en los estándares soviéticos, por lo que las municiones de Pionyang podrían ser compatibles con las armas rusas», afirma Artyom Lukon, experto en relaciones ruso-coreanas del Foreign Policy Research Institute, en un artículo de East Asia Forum.

«Mientras Rusia se encuentra en una lucha existencial con Occidente por Ucrania, la importancia de la Corea del Norte ha aumentado como uno de los pocos países dispuestos a asociarse con el Kremlin para contrarrestar a Estados Unidos«, añadió. Al respecto también se pronunció Michael Kofman, director del Programa de Estudios de Rusia en el CNA, en un artículo de CNN. «Podría ser un desarrollo significativo porque uno de los desafíos para Rusia ha sido sostener el fuego de artillería», apuntó.

Pionyang ha apoyado a Moscú desde que empezó la invasión. En primer lugar, votó en contra de la resolución de la Asamblea General de la ONU que exigía la retirada de las tropas rusas de Ucrania. Además, ha reconocido los referéndums ilegales en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, así como la anexión de estos territorios a Rusia. Corea del Norte argumenta que una «abrumadora» mayoría de los votantes aprueba esta medida.

Los rumores de una cooperación militar rondan desde hace meses en la cabeza de los analistas y se apuntó a un envío de 10.000 soldados a Ucrania. El Ministerio de Exteriores de Rusia lo rechazó y por el momento no hay indicios de que la suposición se convierta en realidad. «Es poco probable que Corea del Norte envíe a sus soldados. Aparte del riesgo de incurrir en un gran número de bajas, existen desafíos de interoperabilidad con las fuerzas rusas debido a la barrera del idioma y la ausencia de entrenamiento conjunto», sostiene Artyom Lukon.

Corea del Norte: la eterna amenaza para Occidente

La alianza militar es otra señal de alarma para Occidente después de los lanzamientos de misiles en Japón y en las aguas de Corea del Sur por parte de Pionyang. El Gobierno surcoreano denominó el lanzamiento como una «invasión territorial» y esta ha sido la primera vez desde la división de la península, en 1945, que las armas de Corea del Norte caen tan cerca de Corea del Sur.

Los lanzamientos norcoreanos serían una respuesta a las maniobras que Seúl y Washington tienen previsto realizar hasta el viernes para disuadir las ambiciones nucleares de Corea del Norte. Los gobiernos anunciaron que extenderían su duración después de los misiles lanzados por Pionyang en los últimos días.

Después de estas nuevas maniobras, el régimen de Kim Jong-un ha vuelto a ser el motivo de preocupación por sus últimas maniobras y esa puede ser precisamente la imagen que quiere proyectar. «Quiere demostrar que tiene una capacidad creíble en lo que respecta a los mísiles balísticos intercontinentales», apunta Sarah Vogler, la experta de la organización CNA. Antes de los últimos acontecimientos, continúa, Corea del Norte no había llevado a cabo una prueba con misiles desde 2017, y ni estas fueron suficientes para demostrar el potencial del país. «Sin la capacidad de misiles balísticos intercontinentales, la disuasión nuclear de Corea del Norte sigue siendo ‘incompleta«, en referencia a la amenaza que Corea del Norte quiere proyectar hacia países como Estados Unidos.

Por otro lado, Vogler apunta a una hipótesis un poco más especulativa. «Corea del Norte puede estar intentando sentar las bases para un regreso a la diplomacia«, sostiene. Si Pionyang demuestra que tiene esas capacidades, puede ser más difícil para Estados Unidos mantener su posición estratégica. El nombramiento de Choe Son Hui como ministra de Relaciones Exteriores en junio de 2022 sería una primera señal de ese posible cambio de postura y el posible inicio de conversaciones entre Pionyang y Washington. «Choe tiene una larga historia de compromiso con los Estados Unidos, es cercana a Kim y parece tener su confianza. Sería alguien a quien Kim podría designar con confianza para este puesto», resume la analista.

En su esfuerzo por mantenerse como una amenaza nuclear para Occidente, Kim Jong-un apuesta por la estrategia del miedo y, si puede hacerlo sin invertir muchos recursos, mejor. «Corea del Norte ha tenido un par de años difíciles, los efectos duales de la pandemia del covid y el costo duradero de las sanciones han apretado fuertemente la economía de Corea del Norte. Las cosas pueden estar mejorando si China y Rusia aflojan algunas de las restricciones, pero es probable que el levantamiento de las sanciones siga siendo un objetivo para Kim«, sostiene Sarah Vogler. «Es probable que Kim esté calculando que la situación internacional actual (la guerra entre Rusia y Ucrania y la brecha cada vez mayor de China con los Estados Unidos) le puede dar cierta flexibilidad para probar, avanzar en la disuasión nuclear y no tener que pagar costos excesivos», concluye.

Enviar armamento… ¿a través de terceros países?

Irán ha negado en todo momento que haya proporcionado drones a Rusia y Corea del Norte sigue el mismo camino. A pesar de que en el primer caso las evidencias apuntan a que Teherán ha empezado a formar parte activa en la guerra de Ucrania, en el caso norcoreano quedan muchas incógnitas por resolver. En primer lugar, la teoría de que el armamento sería enviado a través de países de Oriente Medio y África del Norte. En el portal de análisis sobre política, economía y temas militares identificado como Moon of Alabama, los miembros de la comunidad opinaron que, además de que no hay evidencias reales sobre esta alianza, es muy poco probable que los dos países hayan utilizado a terceros para apoyar a las fuerzas rusas. «Rusia y Corea del Norte tienen una frontera común. La munición de artillería es pesada y se necesita mucha. Por eso es preferible transportarlo a granel, por barco o por ferrocarril», apuntan.

En esta ruta, que estuvo cerrada durante meses por el covid, pero que ya fue reabierta, Estados Unidos no tiene medios para saber qué productos hay en los vagones y contenedores que cruzan esa frontera.»¿Por qué Corea del Norte o Rusia pondrían en peligro las entregas entre ellos al transferirlos a través de un tercero lejos de sus áreas de influencia y operación? No lo harán«, pronostica el portal.

Puede que Rusia no esté comprando armamento y munición a Corea del Norte. Pero podría hacerlo.»Pionyang, en constante preparación para la guerra durante décadas, ha acumulado gran cantidad de municiones que se están volviendo viejas y deberían ser reemplazadas por nuevas. Vender las cosas viejas a bajo precio sería un movimiento racional», concluye el análisis de Moon of Alabama.

Fuente: El Confidelcial.

-Publicidad-spot_img

Lo más leído